Judith finaliza el 2019 con un fantástico recibimiento de sus últimos proyectos

La gira con la Orquesta Sinfónica Camera Musicae y el maestro Tomàs Grau, interpretando el concierto de Schumann en diferentes auditorios españoles, fue elogiada por la crítica. Octavio de Juan resaltaba en La Verdad de Murcia que ‘pocas veces hemos podido disfrutar de un tan alto grado de compenetración entre el piano y el grupo orquestal, en el que a la claridad, encanto y dulzura de la solista se sumaba una sonoridad orquestal auténticamente schumanniana’. 

Por su parte Javier del Olivo, tras el último concierto en el Auditorio de Zaragoza, escribía en Platea Magazine: ‘Jáuregui atesora, pese a su juventud, una sólida carrera que se va afianzando día a día. La aparente facilidad con la que aborda las notas demuestra una profunda interiorización del alma del concierto y eso se nota en la levedad elegante con la que desliza sus manos por el teclado, y a la vez, su pulsión firme pero no agresiva. Atenta siempre al director, estuvo especialmente brillante en la maravillosa cadencia del primer movimiento y en el Allegro Vivace que cierra la obra en el que la complejidad de la composición exige concentración y acierto, más allá del virtuosismo’.

Unas semanas más tarde y después de dos recitales en Tokio, Judith regresó al Auditorio Víctor Villegas para ofrecer cuatro Sonatas de Beethoven, en una interpretación ovacionada de nuevo por Octavio de Juan para La Verdad, como ‘sutilidad, precisión absoluta en los graves, perfección técnica innegable y entrega hasta la extenuación (...) Extraordinaria música y extraordinaria intérprete puede ser el resumen de este revelador recital’.

Continúa la buena acogida de Pour le tombeau de Claude Debussy

Por otra parte, su último disco Pour le tombeau de Claude Debussy, ha continuado con su fantástica acogida en medios musicales europeos. La revista digital alemana Klassik Begeistert alaba el álbum por ‘un ataque enérgico y una interpretación muy personal. La frescura y una notable energía natural caracteriza esta grabación y hacen sentir curiosidad sobre futuros encuentros con la pianista. 

Coincide con el deseo de escuchar lo próximo de la artista el portal francés Concertonet, según el que Judith no solo da vida a un maravilloso Bösendorfer lleno de carácter sino que, sobre todo, se muestra en perfecta empatía con las obras gracias a su infalible sentido de la estética y narración (…) Legibilidad completa de los diferentes planos, preservada de todos los excesos analíticos por un toque de un refinamiento soberano. Ciertamente, una artista cuyas próximas publicaciones deberán seguirse cuidadosamente’.

Para la revista alemana especializada en el instrumento Piano News ‘no es solo la impecabilidad de su interpretación la que cuenta, sino la impresión de escuchar a una pianista que realmente tiene algo que decir’.

A la celebración se han sumado los medios españoles. Según Arturo Reverter para Scherzo ‘siempre emprendedora y con renovadas ideas, la pianista Judith Jáuregui nos ofrece en este CD una visión estupendamente trabada de pentagramas presididos por la figura de Debussy (…) En todas las páginas brilla el arte comprensivo y bien orientado, el toque fino y la capacidad de comprensión de las distintas estéticas que Jáuregui, estudiosa, competente y dotada de una técnica probada, pone de manifiesto’.

Germán García Tomás destaca en Operaworld que como vuelve a poner de manifiesto ampliamente el presente trabajo, la pianista donostiarra se ha convertido ya en una de las más sobresalientes concertistas del panorama musical español, una intérprete definida por una profunda seriedad, madurez y refinamiento interpretativo, demostrando pleno conocimiento del repertorio que emprende’.

Y para terminar con este resumen de críticas recibidas en esta última parte de un año que ha resultado muy importante para la pianista vasca, Cosme Marina publicaba en La Nueva España: ‘con Jáuregui nos encontramos ante una solista que viene construyendo su carrera con ritmo pausado, creciendo artísticamente en cada proyecto. Sus discos son, en este sentido, fiel reflejo de su trayectoria ascendente. El último, grabado en vivo en 2018, en Viena, y titulado Pour le tombeau de Claude Debussy incluye obras de Liszt, Debussy, Chopin, Mompou y Manuel de Falla. Jáuregui, de nuevo, se reivindica como una de las pianistas españolas más interesantes de su generación. Con sorprendente introspección dramática va desgranando esa seriación de autores que tienen un epicentro común: Claude Debussy (…) La versión de Jáuregui es luminosa, con mordiente expresivo, certera y se crece ante Chopin para cerrar el disco con un soberbio Mompou’.